Y si en vez de trabajar bajo presión…. ¿Trabajamos bajo pasión?

Es curioso Escuchar como en los procesos de selección de personal encontramos profesionales que preguntan a sus candidatos si saben trabajar bajo presión,  como una de las competencias más solicitadas por los líderes de los procesos al interior de las compañías y se vuelve  una fortaleza y por ende una puerta de entrada  a dicha empresa,  si el candidato muestra habilidades o brinda información necesaria para determinar que trabaja bajo  altos niveles de estrés y con cargas masivas  de trabajo, horarios de entrada pero no de salida y muchas otras más,  producto de las exigencias que el mercado demanda.

Es allí donde surge la pregunta…Será que estos niveles de estrés son  sanos para cualquier colaborador y no terminará más adelante pasándole cuenta de cobro a nivel emocional, físico y mental afectando su calidad de vida?

Claro que sí, y es menester de los Departamentos de Gestión  Humana de no alimentar más esta competencia dentro de sus procesos internos,  sino por el contrario evaluar, diseñar e implementar mecanismos y herramientas  que faciliten cada vez más las labores de los colaboradores a través de la mejora continua, buscando minimizar cada vez más los trabajos.  De allí la importancia de que las áreas de Gestión Humana sean transversales en toda la organización y sean facilitadores de los procesos al interior de las compañías, buscando mejorar la productividad, reduciendo labores innecesarias y haciendo más eficiente la operación para reducir cargas inoperantes que no agreguen valor.

Es así como dentro de estos cambios positivos en la forma de hacer el trabajo, surge como  alternativa el trabajo Home Office que brinda a los colaboradores ahorros significativos en términos de transporte, alimentación y vestuario entre otros, sumado al estrés que genera los desplazamientos sobre todo en las grandes ciudades desde su lugar de residencia hasta el sitio de trabajo, lo que mejora su calidad de vida y aporta a disminuir el estrés laboral.

Desarrollar estos programas, mecanismos, herramientas y alternativas debe ser la principal tarea y enfoque de los Departamentos de Gestión Humana para facilitar a los colaboradores tener un equilibrio entre su vida laboral y personal de tal forma que trabaje “Bajo Pasión y no Bajo Presión”.

Deja un comentario