La Retroalimentación… Pieza clave en la mejora del desempeño

retroalimentación

La retroalimentación es el proceso de comunicación que se desarrolla entre un líder y sus colaboradores a cargo, con el fin de exponer diversos puntos sobre su desempeño laboral y garantizar la mejora continua.

La retroalimentación según su intención se hace al colaborador, a la conducta o   al resultado.

La retroalimentación Puede ser positiva cuando  propicia un verdadero crecimiento, Facilita la adaptación, mejora el Bienestar laboral y los colaboradores son más flexibles, creativos , abiertos y eficientes. La retroalimentación negativa genera inestabilidad laboral, hay resistencia al cambio, propicia un clima  laboral tenso, generando el efecto contrario a lo que se desea lograr.

La ventaja cuando en nuestra empresa establecemos la retroalimentación como herramienta para mejorar el desempeño nos permite resaltar las fortalezas del colaborador, alertar sobre las debilidades o puntos a mejorar, cultiva la motivación interna y eleva el nivel de desempeño de cada colaborador.

Ahora bien, para iniciar el proceso de retroalimentación lo primero a realizar es pedirle al colaborador una autoevaluación con el fin de que pueda Elaborar un concepto de sí mismo, a través de las siguientes preguntas:

¿Qué concepto tienes de ti mismo?

¿Cómo es tu relación con los demás?

¿Cómo crees que es tu personalidad?

¿Cómo consideras tu rendimiento laboral?

Posteriormente, le pedimos que elabore una Lista de cualidades y que las describa lo más neutral que pueda,  pensando en  la incidencia de cada una de ellas en su carácter y desempeño diario. Así mismo, le pedimos que elabore una Lista de debilidades que le permita identificar sus oportunidades de mejora, pensando en  obstáculos, defectos, excesos o carencias.

Una vez el colaborador ha realizado su auto-evaluación procedemos a darle la retroalimentación correspondiente iniciando con:

Un elogio sincero, Intentando que este  sea claro, breve, conciso y verdadero,

posteriormente se hace la Petición de cambio o mejora y para ello se usan expresiones tales como:

  • Te pediría que…
  • Me gustaría que…

Y por último una Expresión de sentimiento positivo cuya petición de cambio de conducta finaliza transmitiendo un agradecimiento.

Para ello para ello hay que tener claro:

  • Las metas, compromisos y expectativas que se tienen y/o se esperan de él.
  • Las metas deben ser medibles, alcanzables y orientadas a resultados en un determinado tiempo.

Sólo así lograremos que nuestros colaboradores alcancen altos niveles de productividad y desempeño.

Lucila Osorio Correa

 

Deja un comentario