El Acoso Laboral

Desde que salió en Colombia la Ley 1010 del año 2006 sobre Acoso Laboral es mucho lo que se habla a diario en las empresas sobre este tema, debido a las situaciones que a diario se encuentran inmersos los empleados al interior de las compañías y es que a pesar de ya estar regulada esta Ley desde hace varios años,  aún se siguen presentando en porcentajes muy altos  situaciones que son tipificadas y demostradas como Acoso Laboral pero que lamentablemente son pocos los casos  denunciados y que llegan hasta el Ministerio de Trabajo por el mismo temor que tienen los empleados a ser despedidos o a versen expuestos a conflictos con sus Empleadores, Jefes o compañeros de Trabajo y  no se atreven a denunciar a pesar de estar protegidos por la Ley.

Las conductas frecuentes, persistentes  y demostrables ejercidas por un empleador, Jefe o superior inmediato, compañero de trabajo  sobre un empleado o Colaborador que esté encaminada a infundir miedo, intimidación, terror o angustia y que cause perjuicio laboral, genere desmotivación o en el peor de los casos conlleve a una renuncia constituye ACOSO LABORAL y es sancionada por la Ley.

Pero es precisamente ese miedo hacia el Superior, esa angustia a perder el empleo y ese temor hacia las sanciones o situaciones que pueden generar el presentar una queja ante el Comité de Convivencia Laboral de la Empresa, las que ocasionan que los trabajadores terminen callando y soportando malos tratos en algunas ocasiones siendo agredidos verbalmente causando perjuicio laboral.

Existen varias modalidades o tipos de Acoso laboral como son:

Maltrato laboral:  Cuando se presenta un acto de violencia tanto física como verbal que atente contra la integridad del Empleado.

Persecución Laboral: Cuando hay descalificación, carga excesiva de trabajo, cambios permanentes de las condiciones laborales u horarios y en general arbitrariedades que conlleven a inducir a la renuncia del empleado.

Discriminación Laboral:  Cuando por temas de raza, género, edad, credo religioso, preferencias políticas o situaciones de tipo social se da un trato diferente desde el punto de vista laboral que conlleve a menoscabar la autoestima del trabajador.

De ahí la importancia de que los líderes de Gestión Humana activen los  mecanismos de control y prevención al interior de las organizaciones para evitar que los trabajadores vean afectada su convivencia,  clima laboral y puedan trabajar en un ambiente de Respeto, Armonía y Equidad.

Deja un comentario